Para hablar de hábitos saludables debemos aceptar que nuestro sistema social está cargado de ventajas, nadie puede dudar de esto; la tecnología, las comunicaciones, el transporte… pero también de desventajas que se aprecian más a nivel personal, ya que afectan directamente a la salud de nuestro organismo, ya sea físico o psíquico.

El estrés de la vida diaria que nos obliga a perseguir el llamado estado del bienestar a base de consumir horas de nuestra vida y acelerar nuestro tiempo vital, con malos hábitos de consumo, sedentarismo, contaminación… nos perjudica gravemente. En nuestra mano está aportar algo para que esa presión social y estructural de un sistema creado en función de la capacidad productiva mejore para el resto de los que componemos esta civilización, pero sobre todo para procurar alguna mejora para cuidar nuestra propia salud, a partir de la asimilación de unos hábitos saludables.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha definido la salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social”. Esto supone un concepto va más allá de la existencia o no de enfermedades.

Por lo tanto, hay que hablar de un estilo de vida saludable para conseguir una vida plenamente sana y equilibrada. Para ello hay que entender y practicar la buena alimentación, el ejercicio físico continuado, la prevención de la salud, analizar la situación laboral, la relación que se establece con el medio ambiente y las relaciones sociales.

Hábitos saludables imprescindibles para un buen nivel de vida

Saber adaptarse a unos hábitos saludables es esencial para mantenernos, durante más tiempo, jóvenes, sanos y en buena forma. No es nada complicado ir implementando nuevas actividades a nuestro ritmo de vida habitual. Poco a poco, sin grandes transformaciones repentinas, que no supongan un cambio radical a nuestra forma de vivir el día a día, a las que nos iremos acostumbrando sin apenas darnos cuenta.

Desde esta perspectiva, se puede determinar que los hábitos necesarios para llevar una vida saludable son los siguientes:

                                Hidratación

La forma más sencilla y eficaz de comenzar a cambiar tus hábitos de consumo es aumentando la ingesta de agua.

Este hábito debe ser introducido en tu rutina diaria cuanto antes, es uno de los más saludables y recomendados. Los expertos aseguran que deben beberse al menos 8 vasos a diario.

Y es que beber agua limpia purifica el interior del organismo, eliminando toxinas, mientras nos ayuda a digerir mejor las comidas. Así mismo, acelera el trabajo que se realiza durante la digestión y el metabolismo, por lo tanto ayuda a bajar de peso, pues además, tiene efecto saciante y mejora sustancialmente el aspecto del cuero cabelludo y de la piel.

Para la hidratación de la piel especialmente sensible es muy beneficiosa la protección que ofrece la crema de día para piel sensible de Natural Siberica. Un efecto hidratante que dura todo el día minimizando la aparición de líneas y arrugas.

                               Los tóxicos

Por todos es conocido el tremendo daño que nos produce el consumo de sustancias tóxicas, como el alcohol y las drogas, pues son los hábitos que más negativamente inciden sobre la salud. Habría que eliminarlos completamente, quizás la tolerancia se limite a un poco al consumo de cerveza y de vino. De hecho, el consumo de este último en determinadas cantidades no es en absoluto perjudicial, sino que aporta ciertos beneficios al organismo.

Abandonar el consumo habitual de tabaco, drogas y alcohol no solo beneficia a la salud física, sino que mentalmente también nos volverá más equilibrados y posibilitará la recuperación de los posibles daños causados. Es vital abandonar el consumo de estas sustancias para lograr los hábitos saludables que nos proponemos

Así mismo, para la eliminación de residuos tóxicos de órganos vitales, como los riñones y el hígado, es recomendable la ingesta de Natusor 4 en infusión.

                               La dieta equilibrada

Otro de los cambios necesarios e imprescindibles para conseguir unos hábitos saludables proviene de controlar los alimentos que ingerimos. Fundamental se trata de elegir bien lo que comemos, las proporciones y las cantidades. Dentro de una dieta equilibrada, deben incluirse todos los alimentos que se contemplan en la pirámide nutricional, pero sólo lo justo para mantener reguladas las necesidades nutricionales del organismo, que dependerán a su vez de la constitución física y del consumo energético habitual al realizar las actividades diarias.

Para casos en los que hemos tomado comidas demasiado pesadas, podemos recurrir a un complemento alimenticio, como puede ser Acidnatur, que contribuye de manera eficaz al funcionamiento de las enzimas digestivas, metabolizando con ello los ácidos grasos correctamente y por lo tanto manteniendo a raya la acidez.

Se estima que el valor energético diario de una dieta óptima debe ser de 30-40 kilocalorías por kilo de peso. Los hidratos de carbono deben ocupar un 50-55% de los nutrientes, con no más de un 10% de azúcares simples. Las grasas han de ser un 30% del valor energético total, repartiéndose del siguiente modo: un 15-20% de grasas monoinsaturadas, un 5% de poliinsaturadas y no más de un 7-8% de saturadas. Las proteínas consumidas no deben superar el 10% de la dieta. Finalmente, se debe aportar al organismo unos 20-25 gramos de fibra vegetal.

Lo más normal es que no logremos controlar con exactitud estos porcentajes. Para estos días que nos pasamos con nuestras comidas, porque a veces nos apetece darnos un homenaje o porque estamos de celebración o por cualquier otra excusa, existen remedios naturales como Natusor 24, una infusión enfocada a controlar las digestiones pesadas y los gases.

Si sufrimos por esos excesos de alguna úlcera o inflamación gastrointestinal, entonces lo más recomendable es el Composor 18, una combinación de plantas con acción antiespasmódica, antiinflamatoria, cicatrizante, anestésica, analgésica, sedante y emoliente.

Hay que tener en cuenta, no obstante, la reducción en la ingesta de grasas, sal, azúcares y harinas refinadas o cualquier alimento procesado. Si se limita al máximo su consumo, estaremos contribuyendo de manera eficaz a una buena alimentación.

En Centro Natural disponemos de profesionales experimentados y formados para ayudar a corregir aquellos hábitos que pueden causarnos enfermedades, para que nuestro día a día sea más saludables controlando la ingesta de alimentos óptimos. Servicio de Nutrición aplicado por Dietistas o Naturópatas especializados.

                               El ejercicio físico

Tan importante como una correcta alimentación es practicar alguna actividad física con regularidad. Lo más recomendable son 30 minutos diarios, caminar a paso rápido o realizar ejercicios suaves será suficiente para mantener nuestro cuerpo mínimamente en forma. Se quemarán calorías y se fortalecerán músculos y huesos, se reducirá significativamente el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, se ayudará a controlar la presión arterial y se reducirá el colesterol malo y los niveles de glucosa en sangre.

Por otro lado, con un poco de ejercicio al día, se contribuirá a la eliminación del estrés al que estamos sometidos diariamente, por lo que dormiremos mejor. Para los trastornos digestivos asociados al estrés, Centro Natural recomienda Inulac Tablet (para chupar), apto para diabéticos.

Se recomienda siempre la realización de ejercicios de poco impacto muscular, como caminar o la natación, ropa adecuada para cada tipo de ejercicio y protección contra el sol si se realizan actividades al aire libre. En este sentido, se debe procurar siempre utilizar productos naturales sin químicos, como puede ser la crema solar de alta protección SPF50 Solartea, línea que no contiene entre sus componentes; Niquel, Cromo, Cobalto, Cadmio, Mercurio probado (< 1ppm), Alérgenos,  Parabenos, Nanopartículas, Filtros químicos, Colorantes sintéticos, Gluten, Peg y Ppg, Slack was, Siliconas, OMG.

                               La higiene

Como ya sabemos, una higiene adecuada evitará muchos problemas de salud: desde los más variados tipos de infecciones a problemas dentales o dermatológicos. Debemos utilizar productos que sean así mismo respetuosos con nuestra piel y cabello, como pudiera ser la crema de ducha Citrus de Weleda, pues es muy suave, sin jabón y 100 % biodegradable. Además de usar estos productos que no sean dañinos, debemos coger la rutina de lavarnos las manos con asiduidad, ducharnos todos los días, usar ropa limpia y cepillarnos los dientes al menos tres veces al día, también Weleda cuenta con una línea de higiene bucodental muy atractiva y por supuesto cumpliendo los máximos estandares de certificación ecológica, destacamos la pasta salina para controlar el sarro a raya.

No debemos olvidar que el concepto de higiene no se limita exclusivamente al aseo y limpieza del cuerpo, sino que afecta también al ámbito doméstico, un hogar o un lugar de trabajo limpio y ordenado evitará la posibilidad de caer enfermo en un 60 %.

                               Mente equilibrada

Con este título no nos referimos a la probabilidad de contraer o poseer una enfermedad mental, sino a conseguir el estado de bienestar emocional y psicológico necesarios para mantener y desarrollar las capacidades cognitivas para conseguir que las relaciones sociales y el afrontamiento de los retos personales y profesionales de la vida diaria se realicen con fluidez. El estrés, el cansancio, la irascibilidad, la ansiedad son algunos de los signos que indican que nuestro estado mental no está en armonía.

Cuando nuestra mente necesita ayuda, también podemos recurrir a medicamentos naturales, como las Fosfoserina Complex, un complemento nutricional que sirve para reforzar y activar la mente, ayudando a la memoria y a la actividad cerebral, a pensar con mayor claridad, en definitiva, una herramienta de especial utilidad para resolver conflictos y alejar el estrés de nuestras vidas.

Así mismo, el cerebro debe ser entrenado y puesto a prueba constantemente, lo que disminuirá el riesgo a padecer deterioro cognitivo y la aparición de demencia, un hábito saludable para toda la vida.

                               Dormir bien

Íntimamente relacionado con tener una mente equilibrada, para tener una vida saludable se hace necesario dormir al menos siete u ocho horas diarias. Con esto tu cuerpo conseguirá descansar del desgaste que se produce durante las actividades diarias y logrará recargarse en su totalidad. Si esto no se consigue, podremos sufrir fatiga, falta de concentración, mal humor, e incluso puede que lleguen a darse enfermedades más graves en nuestro organismo. Dormir es una de las funciones más esenciales para sentirse bien durante el día.

Si no logramos tener un sueño de calidad, es decir, profundo, sin sobresaltos que nos despierten varias veces a lo largo de la noche, si sufrimos de insomnio, deberemos informarnos de por qué esto nos está ocurriendo. Podemos ecurrir a la medicina natural con  la ingesta de Valeriana o del complemento nutricional Obedorm Plus para casos puntuales y, si el problema persiste, realizar una visita a un profesional antes de que el problema se agudice.

¿Quieres seguir recibiendo artículos como este en tu buzón de correo?

¿Tienes alguna sugerencia? ¿estás interesado y quieres saber algo de un tema en particular?

¿Te gustaría ser el primero en recibir las ofertas y descuentos en nuestros productos?

Si es así, suscríbete a nuestra newsletter

Y comienza a disfrutar ya, con un descuento del 5 % en tu primera compra

Rellene el siguiente formulario de contacto

    He leído y acepto la Politica de privacidad.

    Si no deseas recibir más nuestro correo puedes anular tu suscripción en cualquier momento