Lo natural crea seguidores, entusiastas, nuevos interesados a cada día que pasa, la vuelta a los productos naturales, cuanto menos procesados mejor, va más allá de una simple tendencia o moda en el consumo. El cambio de paradigma que crece y se expande cada vez con más fuerza se asienta en las conciencias de las personas, que entienden que el tiempo de los excesos químicos, de las producciones industriales, de la sobre explotación de las reservas naturales debe pasar ya a una mejor vida.

Existen innumerables elementos, acciones, actitudes y actividades que podemos llevar a cabo para llevar una vida más sana, más respetuosa con el entorno y con nosotros mismos. De entre estos comportamientos posibles, recurrir a la fitoterapia para tratar nuestros males físicos es considerado por los máximos expertos en salud como una de las mejores opciones que todos tenemos a nuestro alcance.

¿Qué es la Fitoterapia?

Haciendo un poco de historia, para saber de dónde viene este término, nos tenemos que remontar a los primeros años del siglo XX, cuando el médico Francés Henri Leclerc acuñó el término de Fitoterapia, aprovechando un neologismo formado a partir de dos vocablos griegos: phytón (planta) y therapeía (tratamiento). Podemos decir, por tanto, y atendiendo a su etimolgía, que la Fitoterapia se refiere al tratamiento de las enfermedades con el uso de plantas.

En la actualidad, su definición es la utilización de los productos de origen vegetal con una finalidad terapéutica, con el objetivo de prevenir, aliviar, y / o curar diferentes estados patológicos, o simplemente para mantener nuestro organismo con un buen nivel de salud.

Para aquellos que dudan de su eficacia, cabe resaltar que existe una amplia base científica que apoya sin ambages la eficacia de una gran mayoría de productos fitoterapéuticos para determinados casos, por tanto, el lugar que ocupa la fitoterapia en terapéutica depende de en cuáles casos ha quedado demostrada fehacientemente su utilidad.

Como cabe suponer, para que los preparados fitoterapéuticos sean realmente eficaces estos deben ser usados adecuadamente, tanto en sus indicaciones como en la forma de ser administrados.

Y es que en la fitoterapia se emplean productos de origen vegetal que presentan una característica básica: sus márgenes terapéuticos son amplios. Se pueden incluir desde productos poco potentes, como, por ejemplo, capítulos de manzanilla o sumidad de espino blanco y sus extractos hasta aquellos otros de potencia media, como puede ser la flor de árnica y la raíz de regaliz y excluyendo a aquellos con un margen terapéutico estrecho, como la hoja de digital y sus principios activos, como la digoxina. Esta es una de sus características fundamentales puesto que de este modo podemos encuadrar a la Fitoterapia como una terapéutica suave y poco agresiva, con un nivel muy bajo de posibles efectos secundarios.

¿Para que sirve la fitoterapia?

Como hemos comentado brevemente, la Fitoterapia es útil tanto para el cuidado de la salud y mejora de la calidad de vida, como para la prevención y el tratamiento eficaz de las enfermedades.

Para algunos casos será suficiente para curar una patología y en otros servirá como colaborador de otras medicinas y tratamientos. Así mismo, también podrá ayudar en el alivio de determinados síntomas asociados a una enfermedad. Su principal campo de acción son las afecciones leves y moderadas, pero también las enfermedades crónicas, siendo especialmente útil en las terapias de más del 90% de las afecciones tratadas habitualmente en atención primaria. La misión de la fitoterapia no es otra que la de mejorar la función de los órganos y los diferentes sistemas que componen y dan vida al organismo.

Tratamientos más eficaces de la fitoterapia y algunos complementos

Entre las enfermedades que se tratan con fitoterapia con buenos resultados se encuentran las afecciones motoras, como pueden ser la artrosis, artritis y tendinitis, para las cuales son recomendables oligoelementos como los que se encuentran en las ampollas de Glucosor Potasio o en los sobres de Cartilavant, que ofrece la protección articular más completa.

Las afecciones dermatológicas, como la dermatitis, pueden tratarse con aceite de Onagra + vitamina E que componen el Colestagra, la psoriasis encuentra un potente enemigo en el oligoelemento que compone Glucosor Zinc y para combatir el acné el jabón de azufre Genuine  es muy efectivo.

También actúa eficazmente contra problemas de tipo digestivo, como la falta de apetito, para lo que recomendamos desde Centro Natural el jarabe de Soria Natural Digepatic. Para la gastritis y las afecciones del hígado la bebida de Aloe Vera de Sotya, que también es beneficiosa para contrarrestar los efectos del Colón Irritable y las úlceras, al igual que el complemento alimenticio de glutamina + ribosa, muy eficaz para periodos de diarrea. Para el estreñimiento, el complemento alimenticio Normo LX para el normal funcionamiento del tracto intestinal, y por último, para el buen funcionamiento del hígado y de la vesícula biliar es recomendable el suplemento alimenticio Digestal 20, producido a base de rábano negro.

Igualmente eficaz son los medicamentos que puedes encontrar en Centro Natural para luchar contra las afecciones metabólicas como el sobrepeso, para lo cual recomendamos comprimidos como Captalip o Celulimp para la reducción de grasa y la mejora de los problemas de celulitis. Para la hipercolesterolemia Holomega Magnesio Marino y para la diabetes de adulto el extracto de Alholvas de Soria Natural son los más recomendados.

En cuanto al sistema nervioso, podemos encontrar productos Fitoterapéuticos  de gran valor para combatir estados como la ansiedad, por ejemplo, con las cápsulas Nervolit que contribuyen eficazmente al normal funcionamiento del sistema nervioso. Contra el insomnio  ayuda el Extracto de Tila XXI, para la depresión, el complemento nutricional Fosfoserina Complex y para las cefaleas.

Continuamos con los principales complementos naturales que actúan sobre el sistema urinario para evitar infecciones, como puede ser el Extracto de Gayuba, para la prevención de la litiasis o cálculos en las vías urinarias,  el Extracto de Rompepiedras de Soria Natural y la hiperplasia benigna de próstata.

En relación al sistema circulatorio podemos encontrar buenos y eficaces remedios para la hipertensión leve, como puede ser Composor 09 Tensivel Complex XXI, para combatir las varices lo mejor es el ungüento Hemocín de Soria Natural y para las molestas hemorroides nada como Cerato Herbal o el Cerato Ruscus.

Por último, para mejorar el sistema respiratorio y luchar contra los resfriados,  un aporte de energía y vitalidad extra con Jalea Real Fresca es lo que en la mayoría de los casos necesitamos, o bien para afrontar una gripe y ganarle la batalla usando, además, el Extracto de Sauce de Soria Natural, o para trastornos respiratorios, como la bronquitis, para lo que utilizaremos las ampollas bebibles de Diatonato 2 MnCu.

Fitoterapia y farmacología

Todos estos productos que acabamos de recomendar son un pequeño ejemplo de la parte de la ciencia que confirma la presencia, en las plantas, de compuestos químicos con acciones farmacológicas, es decir, con principios activos, que son los ingredientes básicos que usan los laboratorios para el desarrollo de medicinas en formato comercial y que serán patentadas para uso terapéutico.

Las diferencias entre el fitofármaco y el fármaco convencional no son tan abultadas. Esto es así, como hemos comentado, porque comparten los mismos principios activos, la única diferencia la encontramos en que los medicamentos sintéticos contienen en régimen de aislamiento esos principios activos y han sido creados en un laboratorio. Por el contrario, las plantas los contienen de forma natural pero co-actuando con otras sustancias, que en muchas ocasiones actúan de potenciadores de sus efectos sanadores.

Modos de uso de la fitoterapia

La eficacia con la que la fitoterapia actúa para mantener la salud, prevenir y curar enfermedades dependerá en gran medida de la aplicación, la extracción, el tipo de planta, así como de la parte de esta que sea más eficaz para el tratamiento (hojas, raíz, tallo, flor…)

Aproximadamente se utilizan alrededor de 25.000 plantas medicinales con fines terapéuticos, cada principio activo actúa de manera específica sobre el organismo. Como decimos, existe una gran variedad de formas para preparar las hierbas para que sean eficaces en los tratamientos, las más habituales son:

Por infusión, en las que se utilizan principalmente las hojas y las flores y es de muy fácil preparación, con colocar aproximadamente dos cucharadas de la hierba en una tetera de agua hirviendo y después dejar reposar durante diez minutos como mínimo.

Por decocción, que es un proceso muy similar al de la infusión, que se utiliza habitualmente para tratar raíces, semillas y cortezas de las plantas, en este casi deben ser hervidas a fuego lento, y la proporción adecuada tiende a ser de 30 gramos aproximadamente por cada medio litro de agua. Después de haber hervido durante al menos 10 minutos, se retira y se deja enfriar y reposar.

En zumo, se realiza con plantas frescas, trabajándolas en mortero para que suelten todo su jugo y las diferentes partes solubles, posteriormente es aconsejable diluirlas en un poco de agua.

En ungüento, en este caso se mezcla la hierba en polvo con gelatina de petróleo caliente. Algo parecido ocurre con el cataplasma o emplasto, en el que las partes desmenuzadas de la hierba se mezclan con harina de maíz o de trigo y agua tibia, o bien con pan y leche tibia, lo cual sirve para conseguir una pasta caliente que se aplica directamente sobre la parte afectada del cuerpo.

En compresas, para ello previamente se habrá preparado una infusión y luego se habrá dejado enfriar, se mojará un paño en esta infusión y se aplicará sobre la zona afectada.

En el procedimiento de tintura las hierbas se mezclarán con alcohol, se reducirán las hierbas secas a polvo en una solución a partes iguales de agua y alcohol, dejándolas macerar durante al menos dos semanas, y agitando una vez al día fuertemente. Posteriormente, se colará agregando una cucharada de tintura a una de té o agua caliente.

Los laboratorios también tienen su propia forma de presentar estos productos más comercialmente sin que pierdan por ello su calidad natural; se pueden encontrar en ampollas, cápsulas, sobres, píldoras, grageas

En cualquier caso, el tratamiento de ser aplicado bajo control y asesoramiento de un profesional de la salud antes de mezclar fitoterapia y medicina moderna para prevenir posibles casos de incompatibilidad.

¿Quieres recibir artículos como este en tu buzón de correo?

¿Tienes alguna sugerencia? ¿estás interesado y quieres saber algo de un tema en particular?

¿Te gustaría ser el primero en recibir las ofertas y descuentos en nuestros productos?

Si es así, suscríbete a nuestra newsletter

Y comienza a disfrutar ya, con un descuento del 5 % en tu primera compra

Rellene el siguiente formulario de contacto

He leído y acepto la Politica de privacidad.

Si no deseas recibir más nuestro correo puedes anular tu suscripción en cualquier momento