En defensa de la naturopatía hemos de dejar claro que vivimos tiempos confusos, en los que el exceso de información puede hacernos cometer errores importantes, que podemos y debemos evitar a toda costa, sobre todo en lo relacionado a cuestiones que directamente tienen que ver con nuestra salud.

Naturopatía

Naturopatía y medicina natural

Internet, ese enorme mercado de la información, se está viendo invadido por un sin fin de pseudo científicos y falsos médicos que utilizan el esoterismo, la brujería, la cartomancia o las pociones milagrosas para influir de forma totalmente ilusoria en la salud de las personas.

Este círculo dedicado a curanderos y hechizos no debería ser motivo de preocupación por nuestra parte a no ser que, ya sea de manera inconsciente o totalmente deliberada, parte de este sector utilice y recurra a los aspectos, terminología y fundamentos de la medicina natural para vender sus artificios.

Y es, en este sentido, donde debemos tener un especial cuidado con la información que recibimos y también de dónde proviene. Este intrusismo que viene sufriendo nuestro campo del cuidado de la salud con base científica, está socavando gravemente la percepción positiva y realista de los beneficios que procura la ciencia naturista en las personas. Desgraciadamente, en demasiadas ocasiones, los falsos gurús de lo intangible se encargan de dibujar una línea demasiado fina entre la esotería y la magia en relación con la naturopatía.

No está científicamente demostrado, ni se ha observado fehacientemente, que un curandero pueda solucionar las afecciones al corazón, por poner un ejemplo, sin embargo, la naturaleza sí tiene los componentes necesarios para tratarlas y la ciencia que acompaña a la naturopatía la recoge, analiza y sintetiza para que el ser humano pueda tomarla sin riesgos y con grandes aportes para su salud. Es en forma de Extracto de espino blanco como debe tomarse y sí tiene resultados concretos, ampliamente demostrados y contrastados sobre la salud de los pacientes.

Existe un tremendo vacío legal que perjudica seriamente a los profesionales serios y rigurosos en naturopatía holística, que no logra diferenciar con claridad dónde termina la fantasía y dónde comienza la ciencia cuando entramos en los conceptos de las terapias naturales.

Somos conscNaturopatíaientes, por tanto, de la dificultad para discernir una realidad de una quimera cuando hay tanta información falsa mimetizada de verdad. Debe estar en todos nosotros redoblar la vigilancia en este sentido.

Como primera norma para poder diferenciar una cosa de la otra, hay que saber que las pseudo ciencias que invaden nuestras zonas de cultivo científico no son más que formas modernas, nuevas adaptaciones de viejas supersticiones, que tratan de disfrazarse de ciencia, pero que carecen de las precauciones y protocolos que sí tenemos los verdaderos profesionales.

Seguir terapias no demostradas y basadas en conceptos sobrenaturales puede costarnos mucho dinero y perjudicar gravemente nuestra salud. La naturopatía es, en contraposición, algo serio y avalado por la ciencia, por eso estamos aquí.

Naturopatía

Confiar en la naturopatía

Hay que dejar claro desde un principio que la naturopatía debe comprenderse como un complemento a la medicina tradicional, nunca un sustituto. Un aliado que puede ayudar de forma efectiva a las terapias, recetas, y control que realiza el conjunto de los profesionales que trabajan en la medicina. Y es esta, quizás, la primera gran diferencia con aquellos otros a los que hacíamos referencia.

La Naturopatía o Medicina naturista como la que se practica en Centro Natural tiene su soporte en tres grandes fundamentos: la alimentación, la fitoterapia y el trabajo con los cuatro elementos de la naturaleza. El naturópata también se diferencia de los médicos tradicionales en que su preocupación por el paciente va más allá del simple tratamiento de las enfermedades, pues este profesional también actúa como un consejero, guiando por lo que debiera de ser el mejor camino para un correcto estilo de vida, recomendando la mejor nutrición, el ejercicio necesario y un adecuado reposo.

El conocimiento del naturópata hunde sus raíces en la antigua Grecia, cuando ya en el siglo V a.C., Hipócrates afirmaba que el alimento debería ser la mejor medicina. La alimentación natural y los medicamentos que se derivan de ella proporcionan vigor, fuerza, protección y aumento de las defensas naturales que posee el organismo.

Un claro ejemplo de un gran poder antibiótico natural lo encontramos en el Propóleo, un producto elaborado por las abejas a partir de la resina de la yema del árbol y sus propios jugos salivares, rico en minerales, ácidos grasos, flavonoles, y vitaminas A, B1, B2, C y E, y que puedes encontrar comercialmente bajo el nombre de Apibiotic, de laboratorios Robi. Un caso ideal que representa un conocimiento milenario elaborado para los tiempos actuales que debería ser consumido por todos aquellos que necesitan aumentar las defensas, favorecer la fagocitosis o tener más anticuerpos, entre otros beneficios.

Comer para medicarnos. El naturópata

Siguiendo el consejo de Hipócrates, padre de la medicina, debemos considerar la naturaleza y los alimentos que nos proporciona como una alacena que es al mismo tiempo el mejor botiquín posible. En un mundo invadido por la comida basura, excesos de grasas saturadas, harinas y azúcares refinados, comida procesada y un largo etcétera de alimentos que no proporcionan verdaderos nutrientes, y sí una entrada a enfermedades digestivas y pérdidas Naturopatade defensas naturales, el oficio del naturópata se hace imprescindible.

Aunque dediquemos artículos más extensos a esta figura médica en futuros post, sí queremos referenciar brevemente su valor en la sociedad moderna y la capacidad que tiene para ejercer su trabajo como benefactor de los ciudadanos.

Un naturópata es una persona formada en anatomía, fisiología, bioquímica, nutrición… es decir, con suficientes conocimientos sobre el funcionamiento del cuerpo humano como para atender y resolver los problemas de salud con conocimiento de causa.

La principal misión del naturópata es la prevención, así como el tratamiento de los padecimientos de cada ser humano a través de la observación, el seguimiento de las leyes de la Naturaleza y el empleo de los recursos que esta nos proporciona.

Naturopatía

¿Quieres recibir artículos como este en tu buzón de entrada?

¿Tienes alguna sugerencia? ¿estás interesado y quieres saber algo de un tema en particular?

¿Te gustaría ser el primero en recibir las ofertas y descuentos en nuestros productos?

Si es así, suscríbete a nuestra newsletter

Y comienza a disfrutar ya, con un descuento del 5 % en tu primera compra

Rellene el siguiente formulario de contacto

    He leído y acepto la Politica de privacidad.

    Si no deseas recibir más nuestro correo puedes anular tu suscripción en cualquier momento